No me vendan la educación de Finlandia

Cada vez que se publica que Finlandia ha obtenido, nuevamente, una de las mejores posiciones en las pruebas globales de educación, comienzan a surgir por parte de expertos en todas las ramas, las razones para ello: la arquitectura, la no competitividad de la sociedad, el sueldo que cobran los maestros, su grado de implicación…etc.
Relacionamos, con lógica coherencia, el éxito educativo de una sociedad con su capacidad para lograr una vida personal y profesional plena. Pero una cosa es la educación académica y otra, completamente distinta, es la social.

finland-helsinki-1416306198472
Finlandia, a la par de una excelsa educación académica, tiene una de las tasas de alcoholismo más altas de Europa. Está entre los diez primeros,a  nivel mundial, en muertes provocadas por el alcohol, España se ubica en el lugar 98.
Tanto que 10 años atrás era la causa de muerte principal entre los 15 y los 64 años de edad
por encima de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.
En la actualidad el alcohol se cobra la vida de casi el 20% de los hombres finlandeses.
El país nórdico también es uno de los que tiene la tasa de suicidio más alta del continente: casi un 10%, mientras que España, está muy por debajo: en el lugar 122 a nivel mundial.
Más datos. Finlandia tiene uno de los índices de depresión más altos del mundo. De acuerdo con este estudio que mide los años de vida potencialmente perdidos  o YLD (years lived with disability, un indicador que mide los años perdidos de vida saludable debido a una enfermedad) está entre los cuatro más altos de Europa, mientras que España se encuentra entre los más bajos del mundo.
Por su parte, este otro estudio establece que la depresión es la tercera enfermedad que produce  más muertes de manera prematura, después de las dolencias del corazón y el dolor de espalda. El mismo trabajo muestra que el alcoholismo es el principal factor de riesgo para los fineses entre los 15 y los 49 años.

195snyto067x9jpg
Como si todo esto fuera poco, en Finlandia, de acuerdo con un trabajo de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea cerca del 59% de las mujeres  de más de 15 años han sufrido abusos psicológicos o físicos por parte de hombres (parejas o no), en España la cifra es de 1 de cada tres. Si se excluye la violencia psicológica y se suma la sexual, Finlandia es segunda a nivel europeo con un 47% de las mujeres agredidas por hombres (detrás de Dinamarca con un 52% y muy por encima de nuestro país, con un 22%). En las niñas menores de 15 años las cifras son similares: Finlandia 53%, España 30%.
Por último, de acuerdo con un estudio de UNICEF sobre acoso escolar, el 30% de los fineses entre 11 y 15 años lo sufren, en España, el 20%.

Violence_Peer_2014_4_207

Porcentaje de alumnos que sufren acoso escolar.

Alcoholismo, depresión, violencia de género, acoso escolar, estas son también algunas de las asignaturas pendientes de la educación en Finlandia. Un sistema educativo que solo persigue los logros académicos como sinónimo de éxito, es tan fútil como una sociedad que ignora el peso de la educación para el futuro: la una sin la otra apenas alcanzan a construir un “país espejo”, un reflejo de lo que podría ser.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Infografía interactiva de la crisis de refugiados

A finales de 2015, más de 1,3 millones de refugiados de todo el mundo habrán solicitado asilo en Alemania, Austria, Hungría, Suecia, Holanda y Finlandia.
Aún así, es difícil hacerse la idea de la magnitud de personas que han huido de sus hogares en los últimos tres años.

Captura de pantalla 2015-11-01 a las 17.32.44

Para intentar reflejar esto, la empresa Lucify, con base en Helsinki, ha utilizado la cantidad de solicitantes de asilo de las Naciones Unidas desde 2012 y con ello creó un mapa interactivo que permite visualizar, a lo largo de este periodo, la envergadura del problema. Cada punto representa el viaje de 25 personas de un país a otro.

El proyecto pretende, en palabras de sus creadores, “convertir los números en una historia, algo más que cifras.”.
Pero solo una fracción de ellos llega a Europa. Las cifras de las Naciones Unidas indican que, entre abril de 2011 y septiembre de 2015, medio millón de sirios solicitaron asilo en Europa, pero cuatro millones  aún permanecen en Turquía, Jordania, Irak y el norte de África.

Para ver la simulación basta poner el cursor en el mapa y seleccionar la velocidad elegida.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

“El primer escarabajo de Darwin”

“Llevaba casi 65 años con nosotros y no sabíamos que lo teníamos. Por eso, cuando vi su nombre escrito, de su puño y letra, fue como si Charles Darwin me estuviera leyendo El origen de la especies… directamente”, así relata Crystal Maier, conservadora del Field Museum de Chicago, el momento en el que encontraron, en la colección del museo, un escarabajo que el padre de la evolución había recogido en Chile, probablemente en 1834.
“Es el primer escarabajo de Darwin que encontramos – me explica Maier desde su oficina – pero seguro habrá más”. El museo tiene unos 200.000 escarabajos catalogados y seis millones aún por estudiar. Este, en particular, es un miembro de la familia Staphylinidae y según las notas que lo acompañan, Darwin lo habría recolectado en la isla de Chiloe. “Afortunadamente lo acompañó con notas de su recolección – me asegura Maier – de otro modo no podríamos considerarlo un espécimen de estudio válido. Necesitamos mucha información para ello: lugar de recolección, fecha, condiciones, etc. Todo ello nos permite saber si se trata de un ejemplar ya estudiado o que es desconocido para la ciencia”.
Obviamente este insecto no fue donado al museo por el propio Darwin, ya que la construcción comenzó diez años después de la muerte del naturalista inglés. Llegó allí en 1951 cuando el coleccionista alemán Max Bernhauer falleció y parte de su colección la compró el Fields Museum. Cómo lo consiguió Bernhauer probablemente nunca se sepa. Este alemán no era un aficionado en absoluto, a lo largo de su vida dio nombre a unos 5.000 insectos. Entre ellos a este, el Polylobus darwini.

(Kelsey Keaton / © The Field Museum)

(Kelsey Keaton / © The Field Museum)

Darle nombre a un insecto no es una cuestión de “Yo me lo guiso, yo me lo como”. Primero deben consultar un enorme libro The International Code of Zoological Nomenclature, (el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica), una guía infinita que describe cómo se “bautiza” a cualquier criatura del planeta. “No basta decir que uno lo descubrió y por eso puede ponerle el nombre que quiera – confiesa Maier–. Hay que seguir una serie de pasos y uno de ellos es dejarlo en un museo para que se estudie” . Le pregunto a esta conservadora, la responsable de los millones de insectos que hay en este museo, cómo descubren que se trata de una especie única. “En este caso en particular, lo que estudiamos es el aparato genital, su forma, tamaño y hasta la cantidad de pelos. Los genitales son muy diferentes, como una llave para una cerradura muy precisa. Por eso sabemos que nos encontramos ante una especie en particular”.

Imagen: Chloe Riley

Imagen: Chloe Riley

Toda la colección de insectos del museo, y en general de la mayoría de las instituciones,  está disponible a los investigadores, cuando ellos lo solicitan, el escarabajo de turno, se embala y se envía a cualquier lugar del mundo. “No tenemos tiempo para estudiar todos los insectos que tenemos – concluye Maier – por eso prestarlos es una ayuda mutua, para los investigadores porque pueden estudiar ejemplares raros y para nosotros porque obtenemos información muy importante. Hace poco, por ejemplo, un escarabajo se iba a introducir en un ambiente determinado porque se creía que comía unos parásitos dañinos. Por suerte descubrimos, gracias a un préstamo, que se trataba de dos especies distintas: una comía los parásitos, pero la otra las plantas. Y esta era la que se iba a utilizar en las cosechas”.

Cada ejemplar de la colección, viene acompañado de diferentes etiquetas que brindan información muy precisa, como se puede ver en la foto inferior. Por ejemplo, la etiqueta blanca que tiene un código QR, le asigna un número único, uno que ningún otro animal del mundo tiene. Y las tres etiquetas superiores, que están escritas a mano, son obra, de puño y letra, de Charles Darwin.

(Kelsey Keaton / © The Field Museum)

(Kelsey Keaton / © The Field Museum)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest