Archivo de la etiqueta: futuro

Lo que Arthur C. Clarke dijo del futuro en 1964

“Si lo que os voy a decir acerca del futuro os parece razonable, habré fallado completamente. Solo si os parece increíble habré atisbado un poco cómo será el provenir”. Así comienza este vídeo que Arthur C. Clarke grabó para la serie Horizon de la BBC. En él habla sobre cómo la era de la informática cambiará nuestra vida: “En el futuro, gracias a los transistores, seremos capaces de comunicarnos instantáneamente, donde quiera que estemos, aún si no sabemos la localización física de la otra persona. Podremos liderar una empresa donde quiera que estemos y soy completamente serio al afirmar que en el futuro habrá neurocirujanos en Edinburgo operando pacientes en Nueva Zelanda”.

Todo esto lo dijo Clarke en una época en la que España contaba con poco más de 8 teléfonos fijos cada 100 habitantes…hoy hay uno cada 2.5. Puede entonces que la clave para imaginar el futuro sea partir de una tecnología emergente o un descubrimiento reciente e imaginar algo increíble…¿A vosotros qué se os ocurre?

 

 

Si queréis ver el episodio entero, aquí lo tenéis.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Los señores de la Ciencia

Cerca de un céntimo de cada dólar recaudado en Estados Unidos va a parar a la Nasa.  Mientras en España, las inversiones en ciencia se recortan cada vez más. Entre ambas opciones (invertir más en ciencia o recortar lo más posible) hay varias posturas. Hay quienes señalan que el dinero de nuestros impuestos debe ponerse al servicio, entre otras cosas, del progreso de la nación y aquí la ciencia tiene mucho que decir. Mientras otros aseguran que a veces se dilapida en investigaciones o proyectos que no generan ninguna patente económicamente rentable…vamos que no producen beneficios.
Resulta fútil la discusión acerca de si los gobiernos deberían invertir más en investigación y desarrollo. Por dos razones, una de sobremesa (yo tengo mi opinión y tu la tuya) y otra de sobrepeso (al gobierno, cualquiera sea este, no le importa nuestra opinión).
Puede que la nuestra no le importe…pero hay una que comienza a inquietar a los gobiernos más poderosos: la actividad de los señores de la ciencia.
De acuerdo con el diccionario de Economía de Oxford, desde 1780 el 90% del crecimiento de Inglaterra y USA se debe a la innovación. Ambas naciones apostaron sus impuestos al caballo de la investigación y crecieron. Otro tanto está haciendo China y así le va. Qatar no quiere depender del petróleo y busca eludir el ejemplo de la España del siglo XVI que vivía del oro de las colonias, no invertía en conocimiento, importaba todos los productos y terminó en bancarrota. Es uno de los pocos países musulmanes que está invirtiendo en ciencia y cuenta con un enorme parque científico y tecnológico que se nutre de una universidad que aporta expertos en diferentes campos.
Y hasta hace poco este era el sistema imperante: los países invertían en universidades o centros de investigación que generaban patentes que, a su vez, producían dinero.

Pero desde hace unos años, los cerebros universitarios más privilegiados se desprenden de cualquier columna vertebral institucional y fundan su propia empresa: los ejemplos más conocidos son Microsoft, Dell, Napster, Google, Yahoo. También está George Church y sus empresas de investigación en genética, Pranav Mistry y su Sixth Sense y así miles. Aún en España, por ejemplo María Blasco y Life Lenght.
Todos ellos son científicos o estudiantes universitarios que crearon una empresa a partir de una idea que demostró ser redituable. El hecho es que ahora algunos han ido un paso más allá. Y podría estar aquí el futuro de la ciencia…que sea algo bueno o no, aún no lo sabemos.
Hoy mismo se presentará en el Museo de Vuelo de Seattle, Estados Unidos, la empresa Planetary Resources cuyo propósito será desarrollar tecnologías y sistemas que permitan la exploración del sistema solar low-cost. También se dedicará a la explotación de los recursos naturales….y poco más se sabe. Excepto quienes son sus fundadores: James Cameron (quien recientemente ocupó las portadas científicas con su exploración de las Fosas Marianas), Larry Page y Sergey Brin de Google y Charles Simonyi de Microsoft, entre otros.
Richard Branson, con Virgin Galactic, es otro ejemplo.
El dilema es qué ocurrirá cuando Planetary Resources descubra nuevos yacimientos o cuando el viaje de exploración de Craig Venter por los océanos del mundo le permita modificar un alga para absorber el CO2 de la atmósfera o cuando algún otro magnate se meta en el campo de las neurociencias y financie un nuevo microchip para mejorar la memoria.
Los señores de la ciencia pagan sus impuestos a los gobiernos, pero estos seguramente sean los primeros interesados en comprar sus futuras patentes y así se establecerá un feudo más fuerte aún en el cual deberíamos saber cómo movernos para saber hacia dónde vamos.

Lo dicho anteriormente, por ahora, ni mejor ni peor. Pero sí diferente.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest