Archivo de la etiqueta: quo

La primera vez

Quizás sería más correcto decir El primer sabor, pero la realidad es que también es la primera vez que ocurrió y de ahí el título.

En Australia, las antípodas, se hace todo al revés: cuando convocan una conferencia TED, lo que más llama la atención no son los ponentes, sino lo que sucede entre conferencia y conferencia. En este caso se trata de un vídeo creado por la agencia Saatchi & Saatchi en el que se puede ver a niños de dos, tres y hasta cinco años probando por primera vez sabores tan extraños a su paladar como anchoas, cebollas en vinagre, aceitunas, limón y hasta Vegemite (un producto australiano para untar…imagina una crema de avellanas pero en lugar de ser de frutos secos es de caldo concentrado!)

De un modo evocador, pues nos recuerda la primera vez que probamos nosotros esos sabores tan desconocidos, los niños descubren un mundo nuevo estimulados por obviamente la novedad, pero también por su alta concentración de papilas gustativas…hasta cinco veces mayor que la de los adultos.

Cuando nacemos tenemos aproximadamente unas 10.000 papilas gustativas, pero estas se van reduciendo, hasta llegar a 2.000 y aún menos, cuando llegamos a la edad adulta. Esta podría ser una estrategia evolutiva para que los lactantes puedan “defenderse” si un alimento está contaminado. A medida que crece ya no depende tanto de esta “barrera gustativa” que es reemplazada por la experiencia y la información. Este descenso en el número de papilas también explica porque a las personas mayores, a menudo, todas las comidas les parecen similares, a mayor edad menos papilas gustativas.

Esto se puede saber gracias a estudios microscópicos de las células epiteliales en las diferentes edades, pero… ¿qué sucede en el feto?

El doctor Martin Witt, del Departamento de Anatomía de la Universidad Tecnológica de Dresde, Alemania, ha analizado la formación de las papilas gustativas en el feto. Utilizando la imnunohistoquímica (una técnica para encontrar proteínas en tejidos) y microscopios de electrones detectó su formación ya a las 8 semanas de gestación. Y también pudo identificar los mecanismos que diferencian la origen de las papilas gustativas al analizar su formación en diferentes vertebrados: humanos, pollos y peces.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Galileo, el barco y la relatividad

Para nosotros, o al menos para aquellos que no habitamos el cinturón de la Biblia en Estados Unidos o estamos convencidos de habitar un planeta que no es plano, es obvio que la Tierra gira alrededor del Sol. Pero varios siglos atrás, esta idea parecía un disparate. Todo comenzó cuando nuestros antepasados comenzaron a observar el universo y se percataron de algo extraño: las estrellas no se movían todas a la misma velocidad, ni en el mismo arco…ni siquiera en la misma dirección. Fue entonces cuando a Copernico y a Galileo se les ocurrió que una posibilidad: la que se movía era la Tierra. Las reacciones a esto no se hicieron esperar: “¿Y por qué no nos caemos entonces?” “¿Cómo se sostienen las casas, los libros en las bibliotecas…?” Para cerrarle la boca a sus detractores, Galileo propuso un experimento, conocido, desde entonces, como El Barco de ídem.

 

Barco
La propuesta es la siguiente. Enciérrate en el camarote interior de un barco amarrado al puerto, con algunos insectos voladores y otros animales pequeños que puedan volar. Agénciate una botella llena de agua, con un agujero lo suficientemente pequeño para dejar caer gota a gota su contenido sobre un recipiente justo por debajo de ella. Observa cómo los animales siguen volando a la misma velocidad por todo el camarote y el agua cae a ritmo constante en el sitio elegido. Ahora quita las amarras del barco y déjalo moverse a una velocidad constante. No podrás notar ningún cambio en la conducta de los animales o en las gotas de agua.

Con este experimento (que no es el único que realizaría en un barco) Galileo hizo una pequeña incursión, muy temprana, en la idea de la relatividad: si los efectos del movimiento constante son idénticos a los del reposo o inactividad, no hay modo de saber qué está en movimiento y qué no.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El pez transparente

Existen mariposas transparentes, como la Greta oto y a los animales translúcidos ahora se le suma una larva, la Leptocephalus (cabeza chata) y es una cría de anguila marina, del superorden Elopomorpha que cuanta con más de 800 especies. Esta en particular fue encontrada por el Instituo de Investigación Marina Mie Prefecture Fisheries Research Institute de Japón.

Su cuerpo es, obviamente transparente, casi vítreo, posee una fina capa de músculos con miomeros (bloques musculares) en el exterior y órganos muy pequeños. La combinación de ambas es lo que hace que sea visible todo su interior. También carece de células sanguíneas rojas, eritrocitos, hasta que la metamorfosis lo convierte en un ejemplar adulto.

leptocephalus-transparent-larva-eel-fish

Los científicos intentan dilucidar si esta es una estrategia de mimetismo, protección frente a depredadores o simplemente una fase de su desarrollo.

Por si te picaba la curiosidad, aquí tienes la mariposa Greta Oto también.

glasswinged-butterfly

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest